Cabecera Botox

En qué consiste

El Botox es un método magnífico para la corrección dinámica de las arrugas del tercio superior de la cara (perioculares, entrecejo, frente…), contribuyendo a conseguir una expresión del rostro más relajada y juvenil. Se emplea para producir una relajación selectiva de los músculos faciales, que son los causantes de las arrugas faciales. Esta función permite mejorar únicamente las arrugas deseadas. Es además una acción reversible.

Los efectos del tratamiento comienzan a verse a los 3-5 días del tratamiento. La duración de la primera infiltración con Botox tiene una duración de entre 4 y 6 meses.

No obstante con las sucesivas infiltraciones los estudios indican que la duración es cada vez más prolongada.

Las arrugas que obtienen mejores resultados con el Botox son las arrugas del tercio superior de la cara; éstas son las temidas “patas de gallo”, las arrugas de la frente y las arrugas del entrecejo. También conseguimos elevar la cola de la ceja, produciéndose un efecto rejuvenecedor.

Indicados en:
  • Pacientes con arrugas de expresión
  • Pacientes con arrugas muy marcadas
  • Flacidez facial
Resultados que voy a obtener:
  • Rejuvenecer la mirada de manera inmediata.
  • Relajar los músculos faciales, eliminando o atenuando las arrugas y dejando la piel distendida, tonificada y tersa.
  • Devolver la luminosidad al rostro.