Cabecera Rinoplastia

En qué consiste:

La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico para mejorar, reforzar o corregir la función o aspecto de la nariz, teniendo tanto fines estéticos como funcionales. Aunque una nariz normal en un rostro normal no tiene mucho protagonismo en la expresión facial, una nariz desproporcionada o con una forma anormal, rompe la armonía del rostro. Por ello, el objetivo de la rinoplastia es modelar la nariz modificando la arquitectura ósea y de los cartílagos nasales, logrando una nariz estética y en armonía con el rostro del paciente.
La incisión puede ser por vía interna o externa, pero siempre será determinada por el cirujano y el tipo de corrección a realizar. Se realiza con anestesia general para control de la mecánica respiratoria y es de corta duración, aunque puede aumentar en tiempo si se realizan procedimientos complementarios como la septoplastia o cirugía del tabique nasal.
En función de la corrección, se puede hacer en régimen ambulatorio sin ingreso y a la semana de la intervención pueden verse los resultados, pero hasta pasados 2 o 3 meses que baja la inflamación no se consolidan los resultados definitivos.

Indicado si:
  • La nariz es demasiado grande para la cara.
  • Existe una protuberancia o un hundimiento en el perfil de la nariz.
  • La nariz vista de frente es ancha o torcida.
  • La punta de la nariz es gruesa o caída.
  • Los agujeros nasales están demasiado abiertos o cerrados.
  • Se tiene dificultad para respirar correctamente.
Resultados que voy a obtener:
  • Mejorar tu estética facial.
  • Conseguir una armonía con el resto de facciones.
  • Mejorar los problemas de salud.
  • Revertir problemas congénitos.